Pumas es uno de los equipos que cuentan con una de las aficiones más pasionales y exigentes de la Liga MX, por lo que para los jugadores que llegan del extranjero no es fácil triunfar y mucho menos hacerlo como lo hizo Ismael Sosa.

Chuco llegó en 2014 a CU y de inmediato demostró su calidad hasta convertirse en figura del equipo; sin embargo, aquí te presentamos los cinco motivos por los que a los felinos les benefició su salida de la institución.

  1. Con la salida de Sosa y la llegada de Francisco Palencia al equipo, Pumas cambió de esquema táctico, en donde Matías Britos se convirtió en un jugador clave. El uruguayo dejó de jugador como un volante por el centro, que muchas veces hacía la función de un 10, para convertirse en el referente del ataque auriazul.Matías es ahora el 9 del equipo y vaya que ha funcionado en esa posición, pues desde quePalencia decidió adelantarlo, Britos ha marcado cinco goles en el torneo y se ha convertido en el jugador más peligroso del equipo.
  2. Una de las exigencias de toda la vida de la afición universitaria es que su equipo juegue con mayoría de canteranos y tras la salida de Ismael Sosa, Pablo Barrera, jugador surgido de las inferiores, fue el encargado de tomar su puesto.El argentino jugaba con Memo Vázquez como un extremo derecho, posición que ahora ocupa Barrera, quien recién regresó a la institución, aunque con un esquema muy distinto con Francisco Palencia.
  3. Cuando Rodrigo Ares a la presidencia del Patronato Universitario se encontró con que las finanzas del equipo estaban en números rojos y condiciones críticas, por lo que se vio obligado a buscar recursos de donde fuera para sanear las arcas del club.Una de las decisiones que tomó fue aceptar la oferta de Tigres de 9 millones de dólares por Ismael Sosa, uno de los jugadores más cotizados de la Liga MX, para de esta forma estabilizar la economía del club y no tener problemas financieros en un futuro cercano.
  4. Bajo el mando de Guillermo Vázquez, Pumas era un equipo explosivo al frente, en gran medida gracias a la velocidad de Ismael Sosa; sin embargo, tras la salida de ambos, el equipo tuvo que modificar su estilo de juego, con lo que ganó en posesión de pelota.A la institución llegó el español Abraham González, quien es el creativo del equipo y maneja los tiempos. Con él, los auriazules han ganado en orden y en llegar más rápido al área rival gracias a su educada pierna derecha.
  5. Durante el último torneo en que Ismael Sosa militó en Pumas, prácticamente todos los equipos sabían que el argentino era su principal arma para atacar, por lo que comenzó a convertise en un equipo predecible.

    Tras las bajas de juego de Eduardo Herrera y Fidel Martínez, y la irregularidad de Luis Quiñones, Ismael Sosa tuvo que cargar con un equipo que se quedó sin variantes, situación que hoy ya no sucede, pues al terner nuevos jugadores, las opciones para Francisco Palencia son variadas, aunque no tan desequilibrantes.

Pin It on Pinterest

Share This