Muchos partidos generan pasiones; distintas, claro está. No cabe duda que el Clásico Nacional, duelo disputado entre América y Chivas, es el enfrentamiento que mueve masas, que genera pique entre aficiones y directivos, pero nadie puede negar que cuando Las Águilas se miden ante Pumas hay un choque aún mucho mayor, de esos que nadie más puede presumir.

Y es que de seguir así, el llamado ‘Clásico capitalino’ podría llegar a convertirse en un duelo épico tenido una repercusión mucho mayor al Clásico Nacional. Por eso dejamos cinco puntos que podrían llegar a hacer del América vs Pumas, un cotejo de alto impacto.

MISMA CIUDAD COMO SEDE


Jugar en la Ciudad de México parecería sencillo; sin embargo, al ser una de las regiones más pobladas del mundo se vuelve aún más interesante. Y es que miles de aficionados se desplazan hacia Ciudad Universitaria o el Estadio Azteca, según sea el caso, para el cotejo. El duelo mueve tal cantidad de gente, que incluso el Gobierno de la CDMX interviene proporcionando un gran número de elementos policiacos; se han desplegado hasta cinco mil para la previa y el post del partido.


LA CIUDAD DE MÉXICO ES ‘MÍA’


Siguiendo por el rumbo de ‘identidad’, es más que evidente que tanto América como Pumas buscan ser el equipo que represente al centro del país, mismo que cuenta con 20 millones 843 mil habitantes, de acuerdo al último censo realizado por la ONU, en el 2014. Además, ambos equipos tienen sus sedes de entrenamiento y de juego en el sur de la ciudad, situación que los hace aún más rivales… también por la zona.


“MI ESTADIO ES MEJOR”


El Estadio Azteca es un inmueble mítico reconocido a nivel mundial. En él jugaron elementos de la talla de Pelé y Maradona. No hay futbolista que no sueñe con jugar en el Coloso de Santa Úrsula. Sin embargo, el estadio Olímpico Universitario, casa de Pumas, es patrimonio de la humanidad al pertenecer a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la máxima casa de estudios del país. Por si esto fuera poco, el recinto ha albergado torneos internacionales de gran prestigio, como los Juegos Olímpicos de 1968 y el Mundial de 1980.

INTENSIDAD DE JUEGO, COMO POCAS OCASIONES SE VE


En la tarde o en la noche, en sábado, domingo, martes, miércoles, jueves, viernes o incluso en lunes, la pasión que se desborda en un América vs Pumas es inigualable; no solo en la tribuna, sino también en la cancha. A los futbolistas no les importa si hace mucho calor, si está lloviendo, si se fue la luz en una parte del estadio; ellos se plantan y luchan por cada balón, aunque pareciera un pleonasmo decirlo. Porque es real: ningún partido se juega como se hace entre estos dos clubes.

LA AFICIÓN, EL MOTOR DEL PARTIDO


Nadie puede negar que los seguidores de Pumas y América siempre han sido tachados de conflictivos. Incluso, en muchos inmuebles fuera de la Ciudad de México les han prohibido la entrada o despliegan un gran cuerpo policiaco para preparase a su llegada. Pero tampoco nadie puede negar que son dos de las aficiones más exigentes, fieles y coloridas, de esas que acompañan a sus equipos en cada momento, que no dejan de alentar en la tribuna y que buscan destacar en pro de su equipo.

Pin It on Pinterest

Share This