Las prácticas de fútbol realizadas este domingo y lunes en el sudeste asiático tuvieron un llamativo esquema con apenas dos zagueros.

La Selección argentina llevó adelante una nueva práctica de fútbol de cara al amistoso del martes frente a Singapur, en la cual se realizó un llamativo “experimento” táctico, que ya había hecho el pasado domingo: el esquema utilizado fue con apenas dos defensores clásicos y ocho atacantes, con distintas características.

En el fondo, para ubicarse seguramente por delante de Nahuel Guzmán, Jorge Sampaoli solamente incluyó a Federico Fazio y a Emanuel Mammana; unos metros más adelante, una línea de tres con Salvio, Biglia y Marcos Acuña; en una suerte de línea de cuatro ofensiva estaban Papu Gómez y Di María por afuera, mientras que Lanzini y Dybala quedaron como internos. Y adelante, como “falso 9”, solamente el Tucu Correa.

La idea del nuevo DT es la de utilizar a la mayor cantidad de jugadores ofensivos posibles ante un rival netamente inferior, que difícilmente exija a la línea defensiva. Mauro Icardi volverá a estar en el banco, pero sólo para acompañar al equipo, porque no podrá jugar ni un minuto.

Pin It on Pinterest

Share This